Rosas Eternas

La rosa eterna es quizá uno de los regalos que más nos gustan a todos, disponemos de una estupenda selección de rosas. Estas rosas son naturales pero con este proceso de conservación se consigue que tengan una larga duración (entre tres y cinco años) sin necesidad de ningún tipo de cuidado.

Conservación de la rosa: Se debe mantener en un lugar seco y cubierto. No necesita agua, se le pueden añadir esencias aromáticas. No es un producto perecedero. No se debe poner a la luz directa solar (se le acaba estropeando el color) ni en un lugar donde haya una humedad excesiva.

Esta rosa está sometida a un proceso de conservación muy laborioso llamada liofilización. El cual consiste en la extracción del agua natural de la flor para que no sufra un deterioro por el paso del tiempo y siempre tienda un aspecto fresco y natural.